Tag Archives: cuentos de fantasía

Damián, el Turbulento

El mal genio de Damián, el Turbulento, lo convertía, a veces, en una fiera, cometiendo faltas tan graves, que tardaba mucho tiempo en recobrar la tranquilidad. Pero Damián, en estado normal, era un hombre bueno, laborioso y caritativo.  Su caballo tordillo tan pronto recibía tiernas caricias de su amo como palos recios, y su inseparable

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

El Agua de la Vida

En un lejano país, un viejo rey se enfermó gravemente. Ningún médico pudo acertar en su curación, lo cual fue motivo de una gran tristeza para su pueblo y para sus tres hijos. Pero una tarde, en que paseaban los tres jóvenes por el jardín, vieron un misterioso anciano, que les dijo: — Vuestro padre

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Los Duendecillos

Girilo era un zapatero muy pobre, que pasaba su vida trabajando de sol a sol sin poder salir de su miseria. Cuando no le quedó cuero para hacer un par de zapatos, ni dinero para comprarlo, salió a la calle a ver qué se podía hacer. Caminando llegó a la orilla de un río, y

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Los Dos Viejos

Un hombre, que había tenido noticias de que existía un pueblo cuyos habitantes eran más viejos que Matusalén, decidió ir a conocerlos. Cuando paseaba por una de sus calles, vio en la puerta de una casita a un viejecito de más de cien años, el que lloraba a lágrima viva. — ¿Por qué llora así?

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

El Leñador y el Ogro

Un leñador, viéndose achacoso y viejo, decidió pagar sus deudas y así morir en paz. Tenía tres hijos que jamás le habían ayudado. A ellos les ordenó que cortasen madera en el bosque, para venderla y liquidar sus deudas. El hijo mayor, tras mucho rezongar, fue al bosque a cortar algunos árboles. Pero apenas descargó

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Hans el Afortunado

Hans llevaba ya trabajando siete años en el taller y, durante ese tiempo, su conducta fue excelente; y aprendió tan bien su oficio que su patrón le tomó verdadero afecto. Pero sintió el muchacho deseos de ver a su madre y le pidió permiso a su maestro para que lo dejara partir. El maestro nunca

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

La Alfombra Voladora

Hace muchísimos años, vivía en la India una sabio sultán que tenía tres hijos: Hasán, Alí y Amed, jóvenes inteligentes, que eran el orgullo de su padre. El hermano del sultán había muerto en una cacería de tigres, dejando huérfana a su única hija: Nurinarda. Ésta fue recogida por su tío, el sultán, y creció

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Pedrito

Pedrito era el último hijo de un pobre padre que tenía tantos hijos, que los dedos de las manos y de los pies no eran suficientes para contarlos. Le había nacido un nuevo hijo y no tuvo más remedio que salir a buscar a alguien que aceptara ser su padrino. Como caminaba sumergido en hondas

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

El Almendro

Hace mucho tiempo, vivían en un hogar una cariñosa madre, un sacrificado padre y un niño que era la delicia de los dos. Como el chico era objeto de los mimos de sus padres, creció muy engreído. La madre murió víctima de una rara dolencia, y viéndose el padre solo y joven, se casó nuevamente.

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

El Pajaro de Oro

En un lejano país del Oriente, hubo un rey que guardaba con orgullo un árbol que producía manzanas de oro. Este árbol era cuidado especialmente por un labriego. Pero, un día, éste se presentó ante el rey muy asustado. — Majestad —le dijo—, anoche han robado una manzana del árbol. Voy a poner a mi

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Gulliver en el País de los Enanos

Gulliver, el gigante viajero, llegó al país de Liliput en una de sus frecuentes correrías. El barco en que hacía la travesía se había hundido, pero como él sabía nadar, pudo ponerse a salvo llegando a la costa. Como se sentía cansado, al poco rato se quedó profundamente dormido. Cuando despertó, cuál no sería su

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

El Rey Pico de Loro

Un rey tenía una hija muy bella, pero altanera y orgullosa. El soberano dispuso una gran fiesta en el palacio, y a ella concurrieron los más apuestos príncipes de los reinos vecinos. El rey hizo llamar a su hija para que escogiese marido entre ellos; pero ella los rechazó con desprecio. — ¡Qué tonel! —exclamó,

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Blanca Flor

Rolando era un simpático príncipe, quien, por urgentes razones de Estado, debía contraer enlace. El joven no sabía a quién elegir para esposa hasta que un día, en que contemplaba las rosas de su jardín, le vino la idea de que debía casarse con una dama que se llamase Blanca Flor. Hizo conocer esta decisión

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

La Princesa Triste

En un paraje encantador junto al mar, vivía una bella princesa rubia, en su hermoso palacio de cristal. Las hadas más diestras le confeccionaban los más bellos vestidos con pétalos de rosa, y la blanca niebla marina peinaba su larga cabellera. Pero la princesita no era feliz, pues en su delicado corazón se anidaba la

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

El Gato con Botas

Cierta vez, hubo un molinero pobre que tenía tres hijos. Sintiéndose mal, reunió a sus hijos y les dijo que iba a hacer testamento. — A ti —dijo al mayor—, como eres el más fuerte, te daré el molino. Con él podrás ganarte el pan, como lo hice yo. A ti —dijo al segundo—, te

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Ojos de Estrella

Un matrimonio lapón conducía su respectivo trineo jalado por un reno. La esposa llevaba a su hijita en los brazos, bien cubierta con una gruesa piel, y por eso le era difícil guiar el trineo y sostener a la criatura. Era Nochebuena y la nieve brillaba a los rayos mortecinos de la aurora boreal. Las

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

La Cosa Más Preciosa del Mundo

Hubo, una vez, una dama orgullosa y cruel, que era dueña de una gran flota de navíos. Llamó, un día, a uno de sus capitanes y le dijo: — Capitán, zarpe y búsqueme un gran cargamento de la cosa más preciosa del mundo. — ¿Qué es lo que desea, señora? —Preguntó el capitán. — Capitán,

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

El Rey de los Avaros

Este era un viejo avaro, que se privaba de comprar un plátano por no botar la cascara. “Piraña”, que así se llamaba el viejo, oyó hablar un día de un colega suyo apodado “Mano Dura”, de quien se decía que era el Rey de los Avaros. Quiso comprobarlo por sí mismo, y se trasladó al

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

El Traje Luminoso

Cierto día, Dios llamó a San Pedro y le dijo: — Baja a la tierra con este traje luminoso y busca a quien le venga a su medida y me lo traes aquí. Yo lo colmaré de dones y le haré feliz. San Pedro descendió sobre una altísima montaña. Bajó a la llanura y empezó

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

El Príncipe Feliz

Cuando concluyó la ceremonia de bendición de la estatua levantada en una ciudad al Príncipe Feliz, dijo el Alcalde: — Opino que la estatua es hermosa. Es lo único que hemos podido hacer en memoria del Príncipe Feliz. ¡A quién se le ocurre morirse tan joven, gozando de comodidades en su magnífico palacio! Que descanse

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

La Princesa Generosa

Cierta vez, una princesa tenía cuanto puede desear una hija de reyes. Era bellísima, vestía los más raros y costosos trajes y adornaba su persona con preciosas joyas. Además, sus padres complacían sin demora sus más insólitos caprichos. Sin embargo, la princesa no se sentía feliz. Y, a cada instante, presa de honda tristeza, se

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

El Jarro de la Sabiduría

Hace muchísimos años, vivió un hombre que pretendía ser muy sabio y su fama se había extendido por toda la comarca. Se llamaba Sabino. Para conocerle y pedirle consejo, las gentes emprendían penosos viajes, sin importarles las mortificaciones ni los peligros del camino. Pero sucedió que aquellas gentes comenzaron a observar una indebida conducta. Sabino

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

La Criadita de la Virgen María

Mientras Jerusalén recobraba su habitual sosiego después de la celebración de la Pascua, en sus extramuros una pastorcita cuidaba unas ovejas. Sentada bajo un añoso olivo, se disponía a comer observada por su perrito, cuando éste, de pronto, levantó las orejas y comenzó a mover cariñosamente su cola. La actitud del perrito se debía a

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page