Librar las Propias Batallas

Quiero compartir con mis amig@s..!
  • Share this on Google+0
  • Share this on Linkedin0
  • Share this on WhatsApp
  • Pin this page0
  • Digg this page
  • Print this page
  • 7

Era un joven que se había preocupado de trabajar los músculos de su cuerpo, pero también su mente. Como desde niño le había gustado escalar cumbres, se puso a trabajar con un rescatista de alta montaña y ambos socorrían a los alpinistas que tenían problemas cuando escalaban la montaña más alta del pueblo.

El trabajo que realizaban era arriesgado. En las partes altas de la montaña el clima puede cambiar en cualquier momento y si no se está bien preparado, puede ocurrir un grave accidente.

Un día su jefe le dijo al joven:

— Escúchame, si queremos evitar que nos pase algún accidente mientras hacemos nuestro trabajo, será mejor que yo me ocupe de lo que tú estás haciendo y tú, de lo que yo estoy haciendo. De ese modo no correremos mayor peligro, mi estimado socio.

Pero el joven, con aire tranquilo y palabra firme, le contestó:

— No creo que ello sea lo más conveniente. Será mejor que yo me ocupe de mí y tú te ocuparás de ti. Así, estando cada uno muy pendiente de lo que uno mismo hace, podremos prevenir cualquier accidente.

Quiero compartir con mis amig@s..!
  • Share this on Google+0
  • Share this on Linkedin0
  • Share this on WhatsApp
  • Pin this page0
  • Digg this page
  • Print this page
  • 7

4 Responses to Librar las Propias Batallas

  1. Sexi dice:

    Horrible y aburrido

  2. admin dice:

    Bueno, por lo menos eso… Un saludo

  3. Marcelo dice:

    que interasante ya lo leyeron chavos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Simple Share Buttons