El Viajero y la Serpiente

Quiero compartir con mis amig@s..!
  • Share this on Google+0
  • Share this on Linkedin0
  • Share this on WhatsApp
  • Pin this page0
  • Digg this page
  • Print this page
  • 0
Un viajero se alojó en una posada donde vivían una pareja de ancianos. Estos le convidaron una cena y, por la mañana, muy temprano, continuó con su camino.
Por circunstancias de la vida, después de un año, tuvo que llegar a la misma posada para alojarse. La pareja de ancianos aún se encontraban allí, pero estaban muy sorprendidos por verlo. Entonces el dueño de la posada preguntó al viajero:
– ¿Estás bien?
El hombre contestó:
– Sí, estoy bien. –Y añadió– ¿Por qué me lo preguntáis?
El posadero explicó:
– Señor, estábamos muy preocupados porque la noche que usted cenó aquí,
hace un año, otros viajeros también cenaron aquí. Sin embargo todos murieron poco después de cenar.
El forastero preguntó:
– ¿Y por qué murieron?
El anciano contestó:
– Verá usted que esa noche cayó una serpiente en la olla y, como nadie cayó en la cuenta de ello, el animal fue guisado con la comida, la comida que usted también comió. No sabíamos lo que te ha pasado, pues te marchaste muy temprano. Por eso estábamos preocupados.
Cuando el viajero escuchó aquellas palabras, dijo:
– ¿Cómo?  ¡Una serpiente en mi comida!
Y, acto seguido, cayó muerto.  ¡Había pasado un año!  Pero murió.
Una persona que cree que la mordedura de una serpiente es mortal puede morir incluso si es mordido por una serpiente que no lo es. Solo un 3 % de las serpientes son venenosas. El resto no lo es.
Así que toda falsedad debe ser expulsada por otra falsedad, no por una verdad.
Ohslho
La Paz, 17 de agosto del 2012
Quiero compartir con mis amig@s..!
  • Share this on Google+0
  • Share this on Linkedin0
  • Share this on WhatsApp
  • Pin this page0
  • Digg this page
  • Print this page
  • 0
Simple Share Buttons