El Último Poema

Quiero compartir con mis amig@s..!
  • Share this on Google+0
  • Share this on Linkedin0
  • Share this on WhatsApp
  • Pin this page0
  • Digg this page
  • Print this page
  • 0
(La sobrevivencia del Amor)
 
La hija del rey
Cierto emperador de fama universal tenía una hija única muy hermosa, muy culta, muy pulcra y muy educada. Habiendo llegado su tiempo el rey le ofreció su mejor héroe para que se case con ella. La princesa aceptó la propuesta del padre y, en todo el reino, se comenzó a preparar la boda próxima.
 
El día anterior a la boda el joven héroe se presentó donde la princesa y, ésta, expuso su condición para casarse:
 
– Tengo un lago en las afueras del palacio y al otro lado n gran palacio, a kilómetros de distancia. De ese palacio a este no se ve nada. Te daré un bote que te será útil, pero viviremos en palacios separados y nunca nos invitaremos. Dejaremos que siempre nuestros encuentros sean accidentales. Tú estarás en tu bote, Yo en mi bote. Y de repente nos encontramos en el lago.
 
El héroe no podía comprender lo que estaba escuchando. Por su mente pasaba toda clase de preguntas: ¿qué clase de casamiento es éste? ¡Esto no es ningún casamiento! Pero la princesa siguió exponiendo su condición:
 
– … Tú has ido a caminar por el bosque; yo he ido a caminar por el bosque, y de repente nos encontramos a la sombra de los árboles, pero sin planificación previa. 
 
Entonces el héroe preguntó:
 
– ¿Qué clase de relación será eso?
 
Ella dijo:
 
– Será una forma de conservar nuestra relación siempre joven, siempre fresca, siempre en luna de miel, siempre en continua luna de miel.
 
El joven, nuevamente, cuestionó y argumentó:
 
– ¿Qué clase de casamiento será este? A menos que vivamos juntos esto no será un casamiento. Yo quiero casarme contigo.
 
Y la princesa argumentó diciendo:
 
–  Es simple: a menos que estés lejos, no puedes estar cerca.
 
Pero el joven no pudo entender las condiciones de la Princesa. Su corazón quedó inundado de preguntas como qué clase de casamiento era aquello.
 
Si permaneces siempre lejos, el amor morirá; si permaneces siempre cerca, el amor morirá. El amor, para sobrevivir, necesita una relación que fluye constantemente.
 
Una relación flexible, no fija ni muerta, es sinónimo del amor. Ese amor, como relación flexible, que no acude al registro civil ni a una iglesia.
 
Un amor así es siempre algo vivo, nuevo, joven, fresco y vital. Una eterna luna de miel.



Ohslho
La Paz, 06 de marzo del 2013
Quiero compartir con mis amig@s..!
  • Share this on Google+0
  • Share this on Linkedin0
  • Share this on WhatsApp
  • Pin this page0
  • Digg this page
  • Print this page
  • 0
Simple Share Buttons