El Rito Chérokee

Quiero compartir con mis amig@s..!
  • Share this on Google+0
  • Share this on Linkedin0
  • Share this on WhatsApp
  • Pin this page0
  • Digg this page
  • Print this page
  • 0
Entre los montes de Carolina del Norte, Carolina del Sur, Goergia y Tennessee, de los Estados Unidos, vivió una tribu llamada Chérokee.
               
Esta tribu practicaba un rito de iniciación para los jóvenes, especialmente jóvenes varones. Cuando al muchacho le llegaba la hora de convertirse en hombre, hecho y derecho, solía ser conducido por su padre a las profundidades de la montaña, a pasar una noche entera, vendado los ojos y abandonado a la soledad, para enfrentarse en carne propia con lo desconocido.
En el lugar del rito, existía una piedra enorme que estaba justo en la travesía de la
senda por donde pasaban las fieras, reptiles, insectos y toda clase de animales del bosque. Se trataba, sin duda, de un lugar muy propicio.
El joven debía guardar los siguientes requisitos: estar sentado, completamente desnudo, no quitarse la venda ni pedir auxilio, en caso de que el miedo se apoderase de él. Debía estar completamente sólo hasta que se asomen los primeros rayos del sol para recibir su energía. Solo si esto lo conseguía, el muchacho podía ser considerado un hombre cabal. Pasado la prueba le estaba prohibido revelar su experiencia a los niños, debía guardarse secreto absoluto de modo que la prueba llame la atención de las siguientes generaciones.
El muchacho, como ocurría con otros, se sentía sobrecogido a partir de cierta edad por la prueba que debía atravesar. La noche de la prueba, escuchó toda clase de mugidos, ruidos, chirridos y picazones de insectos, el mecimiento de serpientes, tarántulas, el graznido de aves nocturnas, el rugir de los felinos y caninos, incluso la amenaza de hombres salvajes, etc. Sintió frío, hambre, sed, ganas de hacer sus necesidades. El viento soplaba fuerte y sacudía las ramas de los árboles, pero el joven permaneció cuerdo, sin quitarse la venda. En fin, supo aceptar el reto, ya que era la única manera de hacerse un hombre, hecho y derecho.
Luego, después de la noche larga y aterradora, apareció el sol, y recibió en su cuerpo desnudo los primeros rayos del sol. Posteriormente con el retiro de la venda concluyó la prueba.
Sin embargo, en el momento en que estaba siendo retirada la venda, al abrir los ojos, descubrió que junto a él estaba sentado su padre, quien le había acompañado durante toda la noche, protegiéndolo de cualquier peligro. El muchacho preguntó:
– ¡Padre¡ ¿Qué haces aquí?
Su padre contestó:
– “Hijo, es parte de mi responsabilidad paternal acompañarte en el tránsito de tu niñez a la madurez de un hombre pleno y derecho. Ahora has atravesado la prueba, ahora eres un hombre, ahora tú también puedes ser un padre para tus hijos… Más, ahora, estás habilitado para cumplir este rito con tus hijos lo mismo que yo hice contigo”.
Es así como La Existencia cuida de ti como de cada ser vivo. Estés donde estés, la existencia te envuelve. Nunca estás sólo.
Ohslho
La Paz, 09 de Agosto del 2012
Quiero compartir con mis amig@s..!
  • Share this on Google+0
  • Share this on Linkedin0
  • Share this on WhatsApp
  • Pin this page0
  • Digg this page
  • Print this page
  • 0
Simple Share Buttons