Monthly Archives: Julio 2012

El Cura y el Comerciante

Un viejo sacerdote que trabajaba en un pueblo se sintió molesto por un comerciante que jamás se acercaba a la iglesia.   Un bien día se encontraron ambos en las inmediaciones de la plaza. Entonces el párroco le habló:   – Señor, comerciante: a usted no le falta nada, tiene todo lo que materialmente necesita.

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Delirios de Nietzsche

Cuando murió su madre, su hermana Elizabeth se hizo cargo de Nietzsche, llevándolo a Weimar junto con sus “archivos”. Es allí donde tuvo sus visiones delirantes en la que pareció ver un crucifijo con un tipo clavado y repugnante. El tipo exhortó:   – ¿Qué andas predicando? ¡Debes estar bromeando! La historia tiene un principio

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Cuento de Fantasía

Si una fantasía es un deseo inconcretado, un cuento de fantasía es una ficción cuya facultad es reproducir mentalmente imágenes, cosas pasadas o futuras, pero que no tienen nada que ver con la realidad. Antes de que exista la televisión, las novelas, las películas, el ser humano solía ser muy creativo como para imaginarlas y

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Cabellos de Oro

Hay una hermosa historia que expresa, claramente, el sueño de los menos afortunados del mundo, los pobres. Cierta vez había un pobre pastor que vivía en una modesta cabaña en las profundidades de un bosque, con su mujer y su hijo. El niño tenía los cabellos muy largos y dorados como el trigo, que brillaban

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

La Tinaja Encantada

Cuando un pobre labrador araba su campo, la reja del arado –que era de madera– tropezó contra un objeto duro y se rompió. Era una tinaja de barro, que el labrador llevó a su casa. Le contó a su mujer la desgracia, pero ésta empezó a gritar y a insultarle, como si el pobre hombre

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Sentencias al tardo Calístenes

Aristóteles y sus discípulos se encontraban paseando y tratando cuestiones filosóficas profundas en el Liceo. Por eso se llamaban, precisamente, peripatéticos, porque paseaban mientras filosofaban. Sin embargo, había entre sus discípulos un tal Calístenes, el discípulo más tardo y obtuso en entender, no pocas veces siempre más aislado del grupo que otros, solía sacarle de

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

Muñecas Inflables, Casi Reales

Dos norteamericanos jóvenes iban de camino hacia el norte de Alaska. Se dirigía a una región remota, apartada de cualquier lugar habitado, para llevar a cabo un trabajo de investigación por el lapso de tres meses.   Llegaron al último pueblo y se prestaron a abastecerse de todo lo que iban a necesitar durante su

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

La Indiferencia

Khishka fue un venerable maestro de cuantos a él acudían. Sus ojos irradiaban un destello de paz y un aura de alegría solía rodear su entorno. Al atardecer de un día, un tal Eliosh, que tenía que rendir una de las últimas pruebas para consagrarse como su discípulo pleno y derecho, fue donde Khishka y,

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

La Rama de la Felicidad

En una ciudad vivía un hombre que hacía mangos de paraguas. Sin embargo, lo que ganaba no alcanzaba para alimentar a su mujer y a sus hijos. Tenían en la casa un pequeño huertecillo que apenas producía alguna que otra hortaliza. Pero en medio de este huerto había un hermoso peral, que solo tenía follaje

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page

La Sabia Ignorancia Socrática

A tempranas horas de la mañana, con un fervor apasionado, el joven Querefonte golpeó secamente la puerta de la casa del maestro. Sócrates abrió la puerta y vio al joven, que era algo tímido y apocado, demasiado jovial y chispeante. Preguntó: – ¿Qué sucede contigo? Querefonte clavó los ojos en los del viejo, gesticulando y

Compartir con mis amig@s..!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisPin on PinterestPrint this page